1. ¿Cómo es la primera consulta?

 

La Primera visita es muy importante, porque en ella se te realizará un estudio y valoración detallada de tu problema.

 

Podrás plantear todas las dudas que necesites y propondremos los objetivos de nuestro tratamiento, y por supuesto, dicha valoración será adaptada a tí y tus necesidades.

 

  1. Primero hablaremos sobre cuáles son tus factores de riesgo, para así poder prevenirlos o eliminarlos. Pequeños consejos marcarán la diferencia.
  2. Aprenderás maniobras de protección para coger pesos, evitar dolor o escapes.
  3. Cambiaremos la postura de defecación: no tiene sentido hacer muchos ejercicios de suelo pélvico para rehabilitarte, y después por otro lado tener estreñimiento, y cada vez que vayas al baño a defecar, que tengas que hacer grandes esfuerzos y lesionarte.
  4. A continuación, veremos tu columna, tus abdominales y diafragma, ya que si éstos no trabajan adecuadamente y en sinergia, de muy poco o casi nada te servirán todos los ejercicios de suelo pélvico aislados que hagas.
  5. Y por último valoraremos la tonicidad, la fuerza y la resistencia de tu suelo pélvico: mira la pregunta 3 si quieres más detalles sobre esta parte.

 

2. ¿Qué problemas podemos tratar y prevenir con la Fisioterapia de Suelo Pélvico?

 

Una mujer a lo largo de su vida pasa por etapas muy diferentes, y en todas ellas la fisioterapia especializada tiene mucho que aportar.

 

Las patologías más comunes que se pueden tratar con Fisioterapia son:

 

  • Prolapsos (caída de órganos pélvicos)
  • Incontinencia urinaria (transitoria, de esfuerzo, de urgencia o mixta)
  • Incontinencia anal (de gases o heces)
  • Estreñimiento
  • Recuperación abdominal postparto (diástasis)
  • Secuelas de cicatrices dolorosas (episiotomías y desgarros)
  • Recuperación postcirugía pélvica: cesáreas, histerectomías…
  • Patología dolorosa pélvica
  • Dismenorrea (dolor menstrual)
  • Síndrome de dolor pélvico crónico
  • Disfunciones sexuales: anorgasmias, vaginismos…
  • Trastornos derivados de la Menopausia

 

3. ¿Como es una valoración de suelo pélvico

 

  • Constará de una palpación manual muy suave, empezando externamente, en el Núcleo Central del Periné (la piel entre la vagina y el ano), donde veremos el trofismo de la piel y si existe alguna molestia como cicatrices adheridas, contracturas musculares superficiales o retracciones.
  • Valoraremos la sensibilidad de la piel y los reflejos perineales. Ambas son maniobras muy suaves que no deben causarte ningún dolor.
  • Continuaremos con la exploración interna: introduciré un dedo en la vagina, para valorar las distintas ramas musculares de tu suelo pélvico. Si tienes mucho dolor, la palpación puede hacerse sin ningún problema por vía rectal. Y si fuera imposible, no tiene porqué hacerse en la primera visita. Mi norma principal es “no dolor” y verás que hay muchos ejercicios externos que pueden ayudarte.
  • Valoraremos el estado del sistema fascial de tu periné (ligamentos, tendones y fascias). Veremos qué posición tiene tu vejiga y los demás órganos internos (el útero y el recto) es decir, valoraremos si existen prolapsos. Esto es sumamente importante, ya que un gran porcentaje de las Incontinencias Urinarias se deben al descenso de la vejiga y/o a la caída de la pared posterior de la uretra. Para ello pediré que tosas, para comprobar cómo trabajan tus abdominales, y para ver si descienden tus vísceras.
  • Comprobaremos tu tono muscular, y también te pediré que contraigas tus músculos del Suelo Pélvico de forma voluntaria para determinar la fuerza, la resistencia, si hay puntos gatillo miofasciales y muchas más cosas…, pero lo importante a priori es descartar que contraigas otros músculos que nada tienen que ver con tu musculatura perineal interna. Muchas mujeres cierran las piernas contrayendo abductores, contraen glúteos, bloquean los abdominales empujando hacia abajo pensando que lo hacen bien… es lo primero que tendremos que reeducar.

 

… no te agobies! Es posible que no te salga bien, pero comprobarás que desde la primera sesión, dicha valoración está diseñada para que vayas aprendiendo consejos muy útiles que sin duda ayudarán a tu recuperación.

 

De hecho, si no tienes sintomatología y tu intención es tan sólo revisarte (cosa que invito a hacer a todo el mundo), como he mencionado al principio, ya en ésta primera y única sesión te irás a casa sabiendo una pequeña tabla de ejercicios básicos!

 

4. ¿Qué tratamientos recibirás?

 

Existen muchos tipos de tratamientos y cada uno de ellos será más o menos adecuado según la patología que presentes: Técnicas manuales y miofasciales.

 

  • Aprendizaje de ejercicios básicos de Suelo Pélvico.
  • Corrección postural.
  • Ejercicios respiratorios. Desbloqueo diafragmático.
  • Electroterapia analgésica
  • Electroterapia muscular
  • Tratamiento manual de Puntos Gatillo
  • Miofasciales (intra y extracavitarios)
  • Gimnasia Abdominal Hipopresiva
  • Método 5P ("el tronco")

 

5. Precios y Temporalidad de las sesiones

 

Las consultas tienen un coste de 40€, y la primera suele durar algo más de una hora. Realizaremos toda la exploración antes descrita, y te llevarás una hoja totalmente detallada con tu diagnóstico así como consejos para que los empieces a practicar en casa.

 

Según dicha valoración, te aconsejaremos y explicaremos el tratamiento a seguir en las siguientes sesiones. Intentaremos que sean las menos posibles, aprovechándolas al máximo, pero todo esto dependerá de muchos factores: de tu patología, del estado previo de tu musculatura, la evolución de cada persona, etc…

 

Ten en cuenta que trabajaremos según vayamos cumpliendo objetivos y a medida que los superes, te propondremos para casa ejercicios cada vez más complejos y a consulta sólo vendrás para cerciorarnos de que los realizas correctamente o si necesitas terapia manual.

 

Salvo si tienes mucho dolor, lo normal es vernos cada 15 días o una vez al mes, por lo que el éxito de la terapia depende casi en su totalidad de que te lo tomes muy en serio.

 

6. ¿Puedo ir acompañada?

 

Por supuesto, un acompañante siempre es bienvenido, y si es tu pareja, mejor. Las patologías de suelo pélvico influyen tanto en la vida física como emocional de todo el que la padece, y asistir acompañado para que haya una mejor integración y apoyo de todo lo que vamos a aprender, es la mejor opción.

 

Es mas, si acudes a consulta para preparar tu parto, hay un par de sesiones, como la de movilizaciones y estiramientos de la pelvis, o la del aprendizaje del masaje perineal en casa, que casi que explico más a ellos que a ellas!

 

Ahora bien, también podría darse en caso en el que la persona no quiera o no se sienta capaz de expresar lo que le ocurre cuando está su pareja delante. Es por eso que siempre en la sala de espera, antes de invitar a pasar a alguien, le pregunto única y exclusivamente su opinión a la persona que va a ser explorada y tratada.

 

¿Puedo llevar a mi bebé?

 

A priori no habría ningún problema. Nuestro centro está preparado con cambiador, puedes dar el pecho en la sala de espera, las puestas están adaptadas para que circulen los carros libremente… y no sería la primera vez que pasamos consulta con un bebe en la camilla al lado de su mamá.

 

Sin embargo he de decirte que la primera sesión sobre todo es muy importante que podamos hablar tranquilamente para que me expreses cuales son tus necesidades y también que entiendas e integres bien toda la información y consejos que te doy. Si no tienes opción, nos apañaremos como sea, pero mi consejo es que pidas ayuda a algún familiar a amigo que venga contigo y se quede por allí con nosotras.

 

7. ¿La exploración duele?

 

No. Al contrario. Mi norma importantísima es “no dolor” por dos motivos:

 

Quiero valorar un múusculo, y si te duele, se contraerá como reflejo de defensa y no podré valorarlo. De modo que todo será suave y con tu consentimiento. Si doliera, se para automáticamente.

 

Necesito que confíes en mí y me permitas trabajar en tu cuerpo, para ello es importantísimo que te relajes. Por lo que si te causo dolor sin avisarte, ya no estarás tranquila el resto de la sesión.

 

Suelen sonreír mis pacientes en consulta cuando digo antes de tocarlos: “con que me mires con mala cara, será suficiente”, pero os prometo que es cierto.

 

A ver, estamos hablando en todo momento de la primera toma de contacto en la cita de valoración, pues sería injusto decir que las siguientes sesiones puramente de tratamiento no son nada dolorosas. Hay tipos de técnicas y poquito mas fuertecitas que suelen causar molestias. Como por ejemplo, la eliminación de puntos gatillo o quitar adherencias con masaje… Pero siempre estaré en continua comunicación contigo. Prometido.

 

8. Tengo la regla, anulo la sesión

 

No es necesario en absoluto. Salvo si fuéramos a hacer un trabajo con electroterapia, que no es el caso cuando se trata de una primera valoración o citas para trabajo manual, para mí personalmente no es ningún inconveniente que se esté menstruando. Mis condiciones de trabajo no cambiarán en ningún momento, voy a usar igualmente guantes, lubricante… y la camilla está provista siempre de empapadores.

 

Más bien soy yo quien le hago la pregunta a la paciente sobre si quiere anular su cita o no, pero simplemente por el hecho de que pueda estar incómoda si tiene mucha cantidad de sangrado, o molesta porque sus reglas sean dolorosas. (Valga decir, que existen tratamientos para la dismenorrea, o dolor menstrual, de modo que si es tu caso, coméntamelo!)

 

Pero venir o no…tú decides! Eso sí, en caso de anular la sesión, avísame con tiempo, por favor!!

 

9. Política de cancelaciones

 

Cuando reservamos una habitación en un hotel y en el último momento decidimos no dormir allí, ¿lo tenemos que pagar? Cuando compramos un billete de avión y, finalmente, no cogemos el vuelo, ¿nos lo cobran?

 

Y cuando tenemos entradas para el cine o el teatro y decidimos no acudir, ¿acaso nos devuelven el importe de la compra?

 

La realidad es que si reservamos cualquier de estos servicios y, a última hora, decidimos no disfrutar de ellos, se nos cobran.

 

Sin embargo, no ocurre lo mismo cuando, en el último momento, un paciente decide no acudir a la cita con su fisioterapeuta. Algo difícil de entender ya que, cuando alguien confirma una consulta, no solo está reservando nuestras manos sino también nuestro tiempo y nuestra disponibilidad para otros pacientes.

 

Ante esta situación, he decidido a partir de este momento llevar a la práctica esta política de cancelaciones, por respeto a mi tiempo y a los demás pacientes. Disculpad las molestias y muchas gracias!